¿Cómo elegir un taladro?

Primero debes elegir: ¿con o sin cable?

El taladro es una herramienta esencial para cualquier manitas o profesional que se precie. Hay inalámbricos o con cable, atornilladores… el taladro siempre es util. Vamos a tratar de perforar los elementos claves para elegir este elemento indispensable en tu caja de herramientas.

El taladro tiene diversas funciones: evidentemente sirve para perforar, pero también para atornillar, desatornillar etc. En función de lo que vas a hacer es importante determinar si tu taladro será inalámbrico o no.

Taladro con cable:

está pensado para ser utilizado de forma intensiva, ¡este taladro es prácticamente como una navaja suiza! Puedes utilizarlo durante horas sin problema y su potencia es mayor que cualquier taladro inalámbrico. Ideal para trabajos en interiores, éste tiene un uso muy fácil y adaptable a la actividad a realizar. Además, está capacitado para perforar materiales muy resistentes como el hormigón o las baldosas. Tiene todo un arsenal de accesorios y complementos diferentes en función de lo que quieras hacer con él: bricolaje con madera, con hormigón, enroscar y desenroscar, mezclar pintura etc. El taladro con cable, sin embargo, es mucho más pesado que un taladro inalámbrico, menos dominable y tienes limitado el movimiento en función de la extensión del cable.

Taladro inalámbrico:

ideal para las actividades de bricolaje que requieren poca potencia, ligeras. El inalámbrico te ofrece una movilidad sin límites. Funciona con una batería, que le permite una autonomía para hacer cosas como atornillar en serie, por ejemplo, o trabajar en espacios estrechos y limitados. Es también una buena herramienta para trabajar en el exterior, aunque su potencia y autonomía se ven limitadas por la batería. Para perforar materiales duros, como el hormigón, no son la herramienta más adecuada, pues te va a suponer un trabajo difícil. Por el momento aún tiene muchas desventajas sobre el taladro de cable.

¿Qué características debe tener para elegirlo?

Tienes que tener en cuenta cuales son las características técnicas del taladro para que pueda adaptarse a los usos que le vas a dar. Debes fijarte en las siguientes características:

– La potencia: criterio número 1 para los taladros con cable. La mayoría de modelos para perforar ofrecen una potencia de entre 500 y 1300W (Watts). Cuanta más potencia tenga tu taladro, más fácil te será perforar los materiales resistentes. Ten en cuenta, de todas formas, no pasarte con la potencia, pues debes saber controlar el taladro… ¡No se trata de agujerearlo todo!

Para el taladro inalámbrico, en cambio, debes fijarte en el voltaje y la fuerza de la batería. El voltaje va de entre 10,8 y 18V, y la fuerza de 1,5 a 3Ah (amperios/hora). Al igual que los vatios (W), cuanto más altos sean estos valores, más tiempo y con más potencia podrás trabajar. Los amperios/hora están directamente relacionados con la autonomía de la batería. La fuerza, en cambio, cuantifica la intensidad del destornillador. Así pues, con la misma intensidad, 14,4V tiene más potencia que 12V.

 – Tipo de batería:

1. Ni-cd/ níquel cadmio: ¡la clásica! La batería es pesada, debes recargarla con frecuencia y tiene efecto memoria. Ésta viene equipada con la función de atornillar y destornillar.

2. Litio: te la aconsejamos. La batería es ligera, se recarga rápidamente y no tiene efecto memoria. El inconveniente es su precio.

3. NiMH/ hidruro metálico de níquel: detrás de ese nombre tan extraño se esconde una batería que pesa bastante y que tiene un poco de efecto memoria.

Capacidad de perforación:

determina el diámetro máximo de perforación que puedes hacer con tu taladro. Es un criterio importante para tener en cuenta, ya que refleja el rendimiento general del taladro (potencia – velocidad). Cuanta más capacidad de perforación, más poderoso será su taladro. Hay dos tamaños de mandril, de 10 y 13mm, resultado de una sabia elección de la potencia del taladro.

Mandril: es la parte del taladro en el que poner el accesorio que te hace falta; la broca, el atornillador…Hay de varios tipos:

  1. El mandril clásico se aprieta con la ayuda de una llave. Es muy común en los taladros con cable destinados a trabajos intensos. El problema es que a menudo se pierde la llave. Puedes atarla al taladro o a la caja en el que lo guardas.
  2. El mandril sin llave. Es más adecuado para atornillar y desatornillar, ya que es muy fácil cambiar el accesorio de la punta, y todo con una mano. Se encuentra en todos los taladros inalámbricos y para ejercicios de poca potencia.
  3. El mandril SDS va destinado principalmente a los martillos perforadores, pero algunos taladros con cable de gama alta tienen mandriles intercambiables para mayor disfrute del usuario. La peculiaridad de estos mandriles es la capacidad de colocar la broca sin necesidad de atornillarla ni utilizar ninguna llave.

– La velocidad de rotación y la velocidad de percusión:

A. La velocidad de rotación de la mayoría de taladros del mercado es de entre 800 y 3000 rpm (revoluciones o vueltas por minuto). Cuánta más rapidez tenga, más eficaz será para los materiales resistentes. Decídete por un modelo que tenga diferentes velocidades de rotación, pues tiene un buen arranque (suave y plano).

B. La velocidad de percusión es para los taladros equipados para este modo de operación ya que  determinan el número de golpes. Son muy diferentes en función del modelo, y son los más eficaces para taladrar materiales resistentes y duros. Para trabajar el hormigón, la piedra o los azulejos con facilidad debes elegir un modelo que tenga por lo menos una velocidad de percusión de 4300 golpes por minuto.

¿Hay opciones útiles o complementarias?

¡Por supuesto! Aquí tienes algunos elementos complementarios que te pueden servir.

– Desembrague y el desembrague de percusión:

  1. El desembrague desengancha el mandril del taladro en caso de que la mecha se quede bloqueada, y así evitas que el motor se caliente demasiado.
  2. El desembrague de percusión es una opción muy cómoda, ya que permite activar la percusión cuando la broca entra en contacto con el material que se quiere perforar.

De entre los modelos de taladros de buena calidad, es común encontrarse con estos dos mecanismos juntos.

– El bloqueo del interruptor: para evitar que se te duerma el dedo índice durante tu uso del taladro, si debes usarlo mucho rato, ya existe un bloqueo del interruptor para que se mantenga presionado de forma automática.

– Luz integrada: este accesorio es más común en los taladros inalámbricos, y te permite tener más visibilidad en el punto en el que quieres colocar la broca.

Otros accesorios indispensables

¡Aún hay más!

– Brocas: para madera y materiales blandos. Hay brocas desde 2 hasta 12mm, así que podrás elegir entre esta gran variedad dependiendo de cada situación.

– Brocas simples: para trabajar con metal, éstas tienen un ángulo especifico y una forma de utilizarlas específicas. Existen cajas que ofrecen las medidas más comunes.

– Brocas para hormigón: específicas para el funcionamiento de percusión. Hay de 5 a 12mm, para usarlas dependiendo de tus necesidades.

– Puntas de los tornillos: puedes encontrar de todas las formas en una misma caja (hexagonales, planas, de estrella…). ¡Te harán mucha falta!

– Empuñadura suplementaria: es una empuñadura que se fija delante del taladro, y que permite tener las dos manos disponibles para trabajar mejor los materiales resistentes. ¡Muy práctico!

– Mezclador:

porque como bien sabes el taladro hace más cosas a parte de hacer agujeros. Indispensable cuando quieras mezclar resina o pintura, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *